La Electroacupuntura de Voll

La Electroacupuntura de Voll


 

A mediados del siglo pasado, en Alemania, el Dr. Reinhold Voll combina las posibilidades de los fundamentos de la medicina china clásica con la moderna electrónica (que, por cierto, pensaba que eso de los meridianos eran cuentos chinos y estaba dispuesto a demostrar que eran una patraña. Afortunadamente su mentalidad científica se rindió ante la evidencia de lo que encontró).
El Dr. Voll sustituyó las antiguas agujas por los polos de un sistema eléctrico en el que el paciente sujeta en una mano el electrodo negativo y con el otro polo se exploran los puntos de acupuntura. La primera máquina desarrollada por el Dr. Voll recibió el nombre de “El Diaterpuntor”.
Ejerciendo una pequeña presión sobre el punto elegido con el polo positivo  en el punto de acupuntura correspondiente, el cual habremos humedecido ligeramente para mejorar y estimular una adecuada conductividad eléctrica en la piel, nos dará un valor que varía en función del tipo de máquina y el modo en que haya sido ajustada. En el caso de nuestra Supertronic sabemos que debe dar un valor mínimo de 50 y que además el punto no caiga, pero esto merece que lo desarrollemos mejor en otro artículo.
Lo que el doctor Voll desarrolló en torno a 1950 ha sido convenientemente investigado y evidenciado y es que en los puntos de la piel que se corresponden con los puntos de acupuntura el potencial eléctrico es distinto al de otra zona de la piel.
Y no se trata meramente que el potencial eléctrico sea distinto, sino que además proporciona información sobre el estado funcional de los órganos relacionados con dichos puntos.
De hecho, la electroacupuntura de Voll, va más lejos que la medicina alopática occidental (dicho esto con el mayor de los respetos a la medicina occidental y a los médicos que la emplean), pero hemos de afirmar que va más lejos porque mientras la medicina alopática da una importancia especial al estado de los órganos indiviudales y sus alteraciones, la electroacupuntura (de modo similar a la medicina china), se centra en el equilibrio de la energía, no sólo en el órgano que se mide sino también en el organismo (a través del meridiano correspondiente) y en como produce dicha energía, como la consume y la transforma al moverse por los órganos de cualquier persona. Es decir que su objetivo es del mantenimiento del equilibrio energético.
Los distintos aparatos de electroacupuntura disponen de una fuente de energia estable de corriente continua baja (por ejemplo el producido por una pequeña pila, como en el caso de nuestra Supertronic), lo que permite compensar las diferencias individuales de la resistencia de la piel.
Con la electroacupuntura de Voll no necesitamos perforar la piel del individuo, lo que lo hace menos agresivo. Además se ha evidenciado en numerosas ocasiones como se puede detectar no sólo algún desequilibrio sino incluso anticiparnos a los mismos

Una respuesta a “La Electroacupuntura de Voll”

Deja un comentario