Gynex en este caso nos va a ayudar a mejorar el sistema nervioso yel digestivo, así como el neuro-hormonal. A nivel emocional la persona se va a sentir mejorconsigo misma manteniendo el sistema nervioso equilibrado.
Stimaral  mejora el estrés profesional y la adaptación de la persona a las condiciones de su entorno. En la siguiente sesión, después de la toma de dos meses deGynex yStimaral , la pacientese encuentra mucho mejor. Los síntomas han re-mitido, está más tranquila y se ha continuado con el trabajo de kinesiología a nivel del árbol generacional en relación a este problema de corazón (pare ja emocional).Otro de los preparados que en esta sesión salió fue
King Kong
. Este pre-parado nos ayuda si hay algún proble-ma de enzimas proteasas presentes en ese momento, favoreciendo la oxigenación de los tejidos ante el esfuerzo y el propio corazón ante la tensión emocional como músculo que es. El equilibrio de las enzimas le van a mejorar la digestión de las proteínas como alimentofísico, fortaleciendo estructuralmenteel corazón y ayudará a digerir emocionalmente la situación aportando confianza y control sobre la misma. A día de hoy, María  no se ha llegado a hacer ninguna operación, ni cateterismo, ni los síntomas han vuelto amanifestarse.Asegura encontrarse muy bien consigo misma:
«puedo llevar mejor el estrésque me produce la relación de pareja y pue-do permitirme hacer lo que me gusta yen-do en la dirección que me hace sentir plena y prescindir de personas o situaciones queme privan de hacer cosas y ser yo misma».
Saludos desde La Guardia.
,
La Guardia (Pontevedra).
 
Gynex y Renol, una pareja de éxito
Diabetes y dolor, eliminados
 José Hurtado, asesor de Energy en Nueva York, vuelve a nuestraspáginas y en esta ocasión lo hace contándonos sobre la diabetesde una mujer muy viajera, a la luz de lo leído. Su hija, encantadacon Energy, nos cuenta parte de la historia. Mi madre tiene 78 años y sufre dia betes desde hace treinta años y de dolor en los pies de manera constante. Estando en la ciudad de México
 tuvo que ser hospitalizada debido a su al tonivel de azúcar en la sangre, que era de 400-500 mg/dl y el doctor le recetó in-sulina inyectada.Viajó a New ork
 y aunque se inyectaba la insulina, el dolor de pies seguía y su estado de ánimo estaba muy bajo, por lo que visitamos al Dr. José H.Prudhomme
 para ver si su experiencia podía ayudar a aliviar y mejorar tantos trastornos que tenía. Tras evaluarlame dijo que mi madre sufría de azúcar alto, que ya lo sabíamos, pero tam bién me dijo que sus riñones estaban comprometidos, al igual que su estado emocional. Me recomendó las gotas herbales de los preparados Gynex  y Renol  y también le dio terapia energética. Mi madre viajó de regreso a México  y comenzó a tomar las gotas indicadas y en menos de una semana de iniciar este tratamiento, se le regularizó el nivel de azúcar, notó su energía significativamente mejor, y su dolor de piesy entumecimiento de dedos disminuyó notablemente, mejorando su salud en general. Su progreso fue claramente evidente para toda la familia y su estado de ánimo se restableció en un 90%.Su salud mejoró gracias a la intervención de la práctica del Dr. José H.Prudhomme  y las gotas naturales de la  empresa Energy
; el nivel de azúcar se estabilizó sin necesidad de más insulina. Y el dolor y entumecimiento de sus pies por fin se curó. Mi profundo agradecimiento.
 María L. Cisneros
Valoración de
 José Hurtado
Es muy interesante observar cómo se desarrollan las enfermedades a partir de las experiencias de vida de cada persona debido a los traumas,conflictos personales y todas aquellasemociones discordantes que generan un estrés continuo sobre el cuerpo.En este caso en particular se observó un problema con el elementoTierra, que apoya los meridianos de estómago, páncreas y bazo, según la filosofía de la Medicina tradicional china.Esta señora había pasado por años de carencia afectiva (la dulzura de lavida). Vivía en constante preocupación, atendiendo a sus seis hijos ella sola, mientras el esposo vivía en los  Estados Unidos y solo la visitaba unavez al año.Además, la señora había superado anteriormente un cáncer de seno,que también corresponde al elemento Tierra. Ese hecho causó un trauma de desvalorización. Como consecuencia no se sentía mujer y nunca se miraba al espejo. El constante miedo de no tener recursos para alimentar a sus hijos le comenzó a afectar a su riñón,el elemento Agua, la liquidez. Gracias a los preparados  bioinformativos del Laboratorio Energy.
 

 

Sindrome Piernas Inquietas

 

 

Estimado Lector,

Imagínese que, cada noche, cuando se metiera en la cama para dormir, sus piernas se lo impidieran porque literalmente no dejan de moverse sin control.

Esta pesadilla es el síndrome de piernas inquietas (SPI, o enfermedad de Willis-Ekbom), que sufren unos cuatro millones de personas en nuestro país con diferente intensidad. Así lo describen algunos de ellos:

Es como si mis piernas se hubiesen vuelto locas”.

Como si unas cuerdas de marioneta me obligasen a mover las piernas cada 10 segundos”.

Siento una especie de corriente eléctrica en las piernas”.

Quienes lo sufren también describen hormigueos, calambres, pinchazos, quemazón… Esas molestias les obligan a levantarse y caminar, pues en movimiento esas sensaciones se atenúan y desaparecen.

Dormir se convierte en misión imposible, lo que afecta tanto a la persona que lo sufre como a su compañero de cama. Y como no pueden descansar en condiciones, otra de las características de quienes sufren SPI es el permanente agotamiento, que acaba afectando a su día a día y que también termina pasando factura a su salud.

Además, aunque se manifiesta sobre todo por las noches, también lo hace durante el día en momentos de reposo (por ejemplo, al viajar en coche o avión, al estar sentado trabajando, al ir al cine o viendo la televisión).

Pero lo peor de todo es que la evolución de la enfermedad es lenta pero progresiva, y que es una de esas enfermedades para las que la medicina convencional apenas tiene respuesta.

Los pacientes terminan medicados con agonistas dopaminérgicos (que son los medicamentos que se usan en el párkinson), antiepilépticos e incluso opioides. Es decir, que al drama de su enfermedad se añade el inevitable tratamiento farmacológico, con los efectos adversos que implica.

Hacer una publicación como esta  nos proporciona muchísimas satisfacciones a todos los que de una forma u otra intervenimos para poder ponerla a disposición de nuestros lectores todos los meses. Y una de ellas sin duda es traer alivio y esperanza a quienes sufren y se encuentran en un callejón sin salida a causa de sus problemas de salud. Porque cuando una persona sufre, o va de médico en médico sin encontrar alivio, y nosotros podemos brindarle verdaderas soluciones naturales e inocuas… ¿cómo no vamos a sentirnos felices y orgullosos?

Eso es exactamente lo que nuestros expertos hacen este mes en el nuevo número de Plantas & Bienestar. Porque quienes sufren el síndrome de piernas inquietas van a poder encontrar en él soluciones a base de plantas que realmente funcionan.

Pero, ¿por qué se mueven las piernas?

La primera vía que hay que explorar es evidentemente la del sistema nervioso. Al fin y al cabo, el SPI podría perfectamente rebautizarse como “síndrome de las piernas hiperexcitadas”. Por tanto, es lógico pensar que es sobre todo el sistema nervioso periféricoel que está implicado, ya que es el que controla los movimientos de las extremidades.

No obstante, los estudios muestran que probablemente también está implicado el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), y quizás en mayor grado del que podría pensarse. Y es que, en este tipo de movimientos incontrolados, la dopamina, un neurotransmisor producido por el cerebro, desempeña un papel muy importante. Lo que sucede en el caso de las piernas inquietas es que el cerebro parece no fabricar suficiente dopamina, o bien los receptores la utilizan mal.

Siguiendo esta hipótesis se administra a los pacientes los medicamentos dopaminérgicos que antes le mencioné, dado que replican la acción de la dopamina. Pero, aparte de que a veces sólo tienen una eficacia marginal, no están exentos de efectos secundarios, por lo que es mejor ser muy prudentes con ellos.

La segunda causa posible es un problema de retorno venoso (varices), y la tercera vía que hay que explorar consiste en el metabolismo del hierro dentro del sistema nervioso, dado que la disponibilidad del hierro en el entorno cerebral es un factor que puede contribuir o incluso provocar el síndrome.

Vistas las posibles causas, entenderá por qué es en ellas en las que se concentran nuestros expertos naturópatas y herboristas para preparar su plan de acción para tratar el síndrome de piernas inquietas.

¡Y le aseguro que funciona!

Así de primeras cuesta creer que en especies del mundo vegetal tan bellas y distintas entre sí como el sauzgatillo, el castaño de Indias o el meliloto se encuentre la solución para las piernas inquietas, ¿verdad?

Pero le aseguro que si sufre este problema de salud (o lo sufre algún ser querido) se sorprenderá de todo lo que pueden hacer por usted. Calmarán a sus piernas y sus noches volverán a ser lo que deben: horas de descanso reparador.